Actualidad sobre el crowdlending e información útil para inversores y pymes

regulador

La regulación del Crowdlending en España es un problema. El sector esta dividido entre plataformas reguladas y no reguladas, y los inversores confusos.

La CMNV ha publicado una advertencia en relación a entidades que prestan servicios de inversión en España sin contar con ningún tipo de autorización. Estas advertencias estarían alineadas con el seguimiento y avisos sobre chiringuitos financieros.

Con la promulgación de la Ley 5/2015, que regula el Crowdlending en España, los socios fundadores de Colectual vimos una oportunidad para generar una plataforma que, cumpliendo escrupulosamente todos los requisitos, pudiera mejorar la financiación de las pymes mejorando también la rentabilidad de los inversores.

Las disposiciones contenidas así como la experiencia del propio proceso de homologación dejaban poco lugar a la duda en relación a que el Crowdlending se iba a gestionar con unos estándares extremadamente altos que generaran, para una actividad novedosa en nuestro país, confianza, protección a los inversores y transparencia.

Como prueba les proponemos la lectura de los capítulos I y II de la citada Ley que abarca los artículos 46 a 59 en los que quedan claros no solo requisitos formales sino la obligatoriedad de un ejercicio responsable de la actividad, tanto por la honorabilidad de los fundadores y gestores como por la trazabilidad y limpieza de las operaciones. En esta misma línea, destacar que el capítulo V de la Ley se dedica en su integridad a la protección al inversor.

Cuando una compañía quiere entrar en este mercado tiene que tener claras las reglas del juego y las exigencias a cumplir y, desde Colectual, no sólo lo tuvimos claro siempre cuanto que generamos mecanismos y controles de mayor rigor que los exigidos por la propia Ley.
En este contexto me llama la atención que en las advertencias de la CNMV aparecen compañías que forman parte activa del sector del Crowdlending en España estando, curiosamente, algunas de las más activas comercialmente y de mayor volumen.

La atención se convierte en estupor al releer el apartado 2 de la Disposición Transitoria 11ª de la misma Ley, que aborda la situación de “ejercicio previo de la actividad de las plataformas de financiación participativa” donde se indica que:

“Una vez transcurridos quince meses desde la entrada en vigor de esta Ley, y en tanto que no hubiesen sido inscritas, dichas plataformas de financiación participativa no podrán realizar nuevas operaciones, aunque si concluir las que tuvieren pendientes a la entrada en vigor de esta ley”.

Resulta increíble pensar que más de la mitad del negocio del Crowdlending en España se hace a través de plataformas NO autorizadas y NO registradas en la CNMV cuando han transcurrido muchos más de 15 meses desde la publicación de la Ley.

En este punto, no cabe otra que mirar la supervisión. Si la mayoría de la clase copia en el examen es porque el profesor o no está o lo permite. La realidad es que se produce una asimetría que genera desprotección al inversor y desventajas competitivas, las cuales no tienen precedentes en ninguno de los países de nuestro entorno donde el Crowdlending se desarrolla, otra vez España es diferente.

Como cofundador sé que en Colectual no tenemos el menor temor a la competencia, dando por sentado que vamos a seguir cumpliendo escrupulosamente con los requisitos que imponían la Ley y el Supervisor en la autorización para operar.

Sin embargo preocupan, y mucho, dos aspectos. El primero y más importante, la protección del inversor. Si la actividad de estas plataformas no registradas es la misma, los inversores que no pueden distinguir en esa confusión pueden sufrir contingencias. Como sector, al no estar sujetos a la supervisión, la CNMV no sabría “realmente” que es lo que están haciendo ya que están fuera de su área de control. ¿Qué se le dirá al inversor ante un evento adverso?, ¿Que son plataformas no registradas? ¿Los inversores deben bucear en la web para averiguar quién está registrado y quién no?

El segundo aspecto tiene que ver con el core del Crowdlending en España que es la reputación. Si creemos que la supervisión es positiva para que un mercado emergente se desarrolle adecuadamente, con garantías para los inversores y sin generar problemas, existe el riesgo de que sociedades activas y no controladas puedan generar un problema que afecte a la reputación del sector.

Supervisar la mitad del mercado no es supervisar.

Desde Colectual nos preocupa que el mercado y los inversores no diferencien a quienes cumplimos los requisitos regulatorios de quienes no lo saben o no lo quieren hacer, o a quienes su modelo de negocio no encaja con la interpretación de la Ley de los supervisores.

Por poner un paralelismo, probablemente poco afortunado, es como si una empresa hace actividad bancaria pero como hay condicionantes que no se quieren o no se pueden cumplir (capital, supervisión, etc.) para ser banco, se mantiene como entidad financiera sin someterse a requisitos y, además, publicitara que no está acogido al modelo bancario. Algo así como me llamo Banco pero no lo soy, aunque ejerzo.

El proceso de autorización y registro que tanto Colectual como otras plataformas hemos superado para ejercer esta actividad con quienes tienen la responsabilidad de la supervisión del mercado, CNMV y BdE, se quiera o no, puede y debe suponer una marca de garantía que debe generar confianza y seguridad al sistema de crowdlending en España, básicamente para los inversores pero también a promotores y a las compañías que operamos regladamente.

Entiendo que la asimetría de mercado requiere una enérgica actuación que no se agota en advertir en una sección muy relevante una página web . La mayor parte de inversores son particulares que canalizan pequeñas cantidades y que confían en un buen funcionamiento del Crowdlending para poder creer en que sólo sus decisiones de inversión les pueden generar quebrantos.

Existen, además, fundadas razones de mercado. España es un país con una alta bancarización, con un proceso de concentración bancaria en mi opinión, aun inacabado e incluso con un cierto tinte oligopolista, de modo que las Pymes pueden volver a sufrir problemas de financiación, por lo que es imprescindible la creación de nuevos mercados de crédito que reduzcan el riesgo de colapso o exclusión financiera para nuestras empresas y por ende para el futuro del empleo, donde las Pymes son elementos esenciales.

Como cofundador de Colectual entiendo que la regulación es claramente mejorable, pero desde luego es la que hay y en el crecimiento de nuestra empresa dentro de su cumplimiento es donde estamos comprometidos.

La respuesta final es que advertir no es lo mismo que exigir el cumplimiento, por lo que debemos requerir que se ponga el foco en que los inversores no estén sujetos a confusión, que las reglas sean las mismas para todos quienes operan en el mercado de Crowdlending en España. Y por qué no, la respuesta necesaria es no hacer interpretaciones restrictivas de aspectos en los que el legislador no entró probablemente consciente de que generar un mercado de crédito no se limita a una parte de la actividad de las Pymes.

Firma Antonio Paños

Guía del Crowdlending en España

Suscríbete a nuestro newsletter y te enviaremos el enlace para la descarga de esta Guía en la que aprender más sobre esta nueva forma de inversión y financiación.






Guía Crowdlending
Share This
encuesta inversores crowdlending Colectual

Consulta los resultados de la encuesta que hemos realizado a parte de los inversores de Colectual para conocer mejor el perfil medio del inversor de Crowdlending en España.

VER RESULTADOS

You have Successfully Subscribed!