Home > Blog > Después de las vacaciones, pregunta obligada: ¿Qué hacer con los ahorros?

Autor

Colectual

Newsletter

26 de septiembre 2019

Después de las vacaciones, pregunta obligada: ¿Qué hacer con los ahorros?

 Cinco reflexiones y un consejo a un amigo

Me decía un amigo que se fue de vacaciones en Agosto con el propósito de desconectar de todo, y que ahora había vuelto con el ánimo renovado, dispuesto a resolver sus asuntos atrasados, y me confesó algunas de sus preocupaciones financieras que tenía a la vuelta del verano.

Como no era la primera vez que me llegan situaciones casi idénticas, me ha parecido interesante compartirlas en esta nota con nuestros lectores.

Entre esos asuntos atrasados estaba el poner a trabajar los ahorros que tenia en el banco, que comentaba que no le estaban dando ninguna rentabilidad.

Lamentablemente, a la vuelta del verano, las noticias para mi amigo aún son peores que antes de las vacaciones. Tras las últimas decisiones del Banco Central Europeo adoptadas este mes de Septiembre, comienza a ser una realidad el que los bancos cobren a los clientes por sus depósitos (lo nunca visto). Han empezado a cobrar ya a las empresas por sus depósitos, pero el salto a los particulares parece sólo cuestión de tiempo, de forma directa o indirecta, vía comisiones en la cuenta del depósito.

La razón es que el escenario de tipos bajos se prevé largo en el tiempo y los bancos andan necesitados de resultados. Y si no pueden gestionar intereses, hay que cobrar comisiones.

Un escenario de tipos bajos a largo plazo es una magnífica noticia si tienes una hipoteca, pero es un pésimo escenario si tienes unos ahorros de los que esperas obtener una rentabilidad.

Ante esta situación de tipos muy bajos o negativos y la perspectiva de que perduren en el tiempo, compartí con mi amigo estas cinco reflexiones.

  • Si queremos tener rentabilidad, no hay más remedio que asumir algunos riesgos. Se han acabado los tiempos en los que se podía aspirar a ganar la inflación dejando los ahorros en el banco.
  • Hay que ser moderado en las expectativas de rentabilidad. Si el riesgo de la inversión es bajo, ganar a la inflación con un 2 o un 3% es una excelente rentabilidad. Si su aspiración es superar el 10%, confío que tenga un robusto corazón capaz de aguantar sustos.
  • Desconfíe de las ofertas donde se garantizan rentabilidades elevadas. Los ‘compromisos’ no son garantías. Se pueden ir cumpliendo mientras se quiera, pero como vengan mal dadas, seguro que se incumplirán. Si además tiene que reclamar en otro país (sea o no de la UE), lo más probable es que las supuestas garantías acaben siendo ineficaces y sea inútil reclamar.
  • Trate de invertir a plazos cortos. Recuerde que la liquidez es un tesoro. En tiempos económicamente inciertos, es preferible hacer cuatro inversiones a 90 días, donde rápidamente se recupera lo invertido y se puede volver a invertir en un nuevo proyecto (igual o distinto), que apostar todo a una sola inversión a largo plazo, con rentabilidad nominal superior.
  • Diversifique sus inversiones. Podíamos haberlo puesto como primera reflexión, pues se trata de la regla básica de las inversiones. No lo he hecho porque parece que ya se sabe, pero tampoco quiero dejar de insistir en algo que, aunque sea obvio, se tiende a olvidar con frecuencia.

 Mi amigo, que tiene en mí una confianza que no merezco, escuchaba atentamente pero quería más. Quería que le dijese donde poner sus ahorros. Un consejo, vaya. Un consejo a un amigo es una enorme responsabilidad, por un lado el consejo es económico, pero sobre todo, porque el amigo es amigo.

Si es moralmente complicado dar un consejo a un amigo, del que se conoce su situación y circunstancias, pretender dar el consejo en público en abierto es una osadía.

Por tanto, no voy a dar un consejo general, sino a exponer los argumentos por los que recomendé a mi amigo que probase a invertir en los Préstamos a Empresas de Colectual.

 

El consejo que le di a mi amigo es que siguiese las cinco reflexiones previas y que explorase prudentemente nuevos activos donde invertir: las inversiones alternativas.

 

Y la recomendación -llegando ya donde quería mi amigo- es que pruebe a invertir en los Préstamos a Empresas de Colectual.  A través de una compañía autorizada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), y desde su casa, puede conocer en detalle e invertir en un activo que en el contexto actual reúne las siguientes ventajas:

Se trata de un activo nuevo para el público general, en el que hasta ahora sólo podían invertir inversores institucionales (bancos, fondos de inversión…)
Rentabilidades atractivas, entre el 2 y el 6%, con riesgo bajo o moderado.
Plazos de reembolso muy cortos. Desde sólo 30 días, puede ajustar el plazo de su inversión. Recuperar con rapidez su dinero y ser libre de volver a hacerlo o cambiar de activo.
Máxima diversificación de su inversión: Desde sólo 100€, puede participar en un proyecto empresarial con cara y ojos, lo que le permite diversificar una inversión en varias empresas de diferentes sectores.
Selección de la empresa realizada por Colectual, una empresa autorizada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Y, como es lógico, y más tratándose de un amigo, le explique con claridad que el riesgo puede ser bajo o moderado, pero es riesgo.

 

Los préstamos a empresas son un activo con riesgo, que está mitigado por la selección que realiza Colectual y las eventuales garantías que pueden incorporar las operaciones, así como por la diversificación de las inversiones que realice el inversor.

 

He acordado con mi amigo que en unos meses me contará su experiencia.

Cuando lo haga, les prometo traerla a este foro, con toda la crudeza que me transmita. Seguro que aprendemos todos.

Guía del Crowdlending en España

Suscríbete a nuestro newsletter y te enviaremos el enlace para la descarga de esta Guía en la que aprender más sobre esta nueva forma de inversión y financiación.






Guía Crowdlending
Share This