Home > Blog > Las diferentes perspectivas del Crowdlending

Autor

Pedro Gómez
Socio fundador de Colectual

Newsletter

15 de noviembre 2017

Las diferentes perspectivas del Crowdlending

 

El Crowdlending no tiene una única cara. Es inversión y financiación, pero también es economía colaborativa y es fintech.

En este blog hemos venido publicando diferentes artículos de divulgación relativos al Crowdlending.  Fundamentalmente lo hemos hecho desde una óptica funcional, -qué es y para qué sirve-, y hemos hablado de su valor tanto para las empresas, como fuente de financiación alternativa, como para inversores particulares o profesionales que busquen un activo de inversión para equilibrar y diversificar su cartera de inversiones.

Pero más allá de su perspectiva funcional, el Crowdlending representa una innovación en nuestra sociedad desde diferentes ángulos. Y de ello tratamos en este post: qué representa el Crowdlending y qué aporta a la industria financiera del siglo XXI.

 

Crowdlending es Economía Colaborativa

La definición más simple de economía colaborativa que conozco es simplemente ‘compartir’:  dos personas comparten un bien satisfaciendo con ello mutuamente sus necesidades.

También conocida como consumo colaborativo supone un cambio cultural y económico en los hábitos de consumo, pasando de escenarios de consumidores individuales que actúan en mercados donde la oferta se realiza por empresas, a un nuevo modelo donde existe una relación entre iguales (también llamada peer to peer), donde comprador y vendedor pueden incluso intercambiar sus roles.

Como indica la Comisión Europea “Para los consumidores, la economía colaborativa puede aportar ventajas mediante nuevos servicios, la ampliación de la oferta y precios más bajos. Puede también promover un mayor reparto de los activos y un uso más eficaz de los recursos, que pueden contribuir a la agenda de sostenibilidad de la UE y a la transición a la economía circular.”

Nos encontramos ante una de las corrientes sociales de mayor desarrollo, tanto por las facilidades que la tecnología y las redes sociales ofrecen a la hora de poner en contacto a las personas, como por las ventajas objetivas de acceso y precio de bienes y servicios, como por una creciente conciencia social sobre el empleo eficiente de recursos que representa la economía colaborativa.

Pues bien, el Crowdlending es una de las cuatro principales (hay más) actividades en las que se está desarrollando la economía colaborativa, junto con el alojamiento, el transporte de personas y los servicios profesionales.

El Crowdlending se mueve dentro de una corriente social de crecimiento imparable. Es la ‘pata financiera’ de la economía colaborativa.

 

Crowdlending es Fintech

 El Crowdlending es una actividad fintech, un término compuesto por finanzas y tecnología.  El Crowdlending se desarrolla de forma nativa en un entorno tecnológico. No es necesaria presencia ni proximidad física para solicitar o invertir en un préstamo.  Opera mediante un marketplace tecnológico, accesible a cualquier hora y desde cualquier lugar.

Pero la tecnología no se limita al acceso universal, también permite que los inversores accedan a las características detalladas de los proyectos y las empresas que los plantean, o los curriculums vitae de los gestores de los proyectos, o que puedan preguntar directamente detalles concretos sobre los que tengan dudas.

También permite que los procesos estén automatizados y se optimicen los costes de operación, al tiempo que emplea mecanismos de securización electrónica, como certificados electrónicos, terceros de confianza, sellos de tiempo, blockchain a corto plazo… que reducen los costes de procesamiento y los riesgos de fraude, otorgando al tiempo confianza y seguridad a los intervinientes y mayor transparencia.

La tecnología también permite modificar el modo habitual de evaluar los proyectos y la solvencia de los solicitantes.  Se pueden aplicar (en Colectual ya lo hacemos) técnicas de recopilación de información cualitativa y cuantitativa de los solicitantes de crédito y mediante la adecuada compilación y análisis big data, perfilar la probabilidad de impago de los proyectos con mucha más precisión que con los análisis estáticos sobre información desfasada en el tiempo que se hacen habitualmente.

Con ello se mejoran las tasas de morosidad de los créditos, lo que se traduce en mejores precios para los mejores proyectos y menos sorpresas desagradables para los inversores.

Ahora la tecnología permite aplicar una inteligencia de negocio y desarrollar algo que hace tan sólo cinco años eran sólo conceptos teóricos para analistas avanzados.

 

Crowdlending es más crédito y más barato

Estas son las consecuencias más evidentes de todo lo anterior, desde el lado de las empresas. La creación de nuevos mercados de crédito generará una competencia con el sector bancario que redundará en mejores condiciones de acceso y precio de las financiaciones para las empresas.

Del mismo modo, la mayor precisión en el cálculo de la probabilidad de impago (PD en la denominación técnica) evitará que proyectos solventes tengan que soportar precios de financiación superiores como resultado de ‘repartir’ parte de la morosidad de otros proyectos.

Buena calificación de las empresas, con precios ajustados a un perfil de riesgo más preciso, y no aceptación operaciones con perfiles de riesgo elevados, por sobreendeudamiento o por problemas estructurales de solvencia. La tecnología permite hoy un crédito más higiénico.

Y como el crédito es el motor del desarrollo, más crédito significa automáticamente, más creación de empleo y riqueza. Y si ese crédito es de calidad -crédito ‘sano’, con baja morosidad-, esto representa sostenibilidad para el sistema crediticio.  ¡Larga vida al Crowdlending!

 

Crowdlending es mayor rentabilidad para el inversor.

También hay ventajas para el inversor.

El Banco de España informaba hace unos días que la remuneración media de los depósitos bancarios en España, en Septiembre de 2017 es del 0.06%. La posibilidad de poder invertir directamente en un mercado primario de créditos a empresas, permite mejorar notablemente las expectativas de rentabilidad para muchos ahorradores.

Por supuesto que existen riesgos y no se puede comparar técnicamente con el 0.06%, que cuenta con la garantía del Estado (hasta 100.000 €). Pero una adecuada diversificación de las inversiones entre proyectos, ir conociendo los detalles de los proyectos publicados y la calidad de las diferentes plataformas de Crowdlending, irán conformando una cultura de inversión en Crowdlending, que seguro aportará una rentabilidad mucho mayor al ahorrador.

 

Diferentes perspectivas para revolucionar la industria del crédito.

Tecnología, economía colaborativa, fintech, inteligencia de negocio, democratización de las finanzas… El Crowdlending tiene algo de todas esas cosas, y ha venido para cambiar el mundo del crédito, alterando radicalmente las bases que esta industria ha empleado históricamente desde la aparición de la banca moderna en la Florencia de los Medici, allá por el siglo XV.

Guía del Crowdlending en España

Suscríbete a nuestro newsletter y te enviaremos el enlace para la descarga de esta Guía en la que aprender más sobre esta nueva forma de inversión y financiación.






Guía Crowdlending
Share This